viernes, 31 de diciembre de 2010

McQueen y el año viejo

En Europa, la tradición es pasar la nochevieja vistiendo de negro (o, más recientemente, de dorado o plateado), sin embargo no pasa lo mismo en todos las culturas. En Brasil, por ejemplo, al entierro del año viejo y nacimiento del año nuevo todos sin excepción atienden vestidos de blanco. El blanco es el color de la esperanza y de la paz, dos de los deseos que invariablemente escribimos (mental o efectivamente) en las listas que leeremos pasados pocos segundos de la medianoche del día uno del nuevo año.

En este final de año yo he decidido hacer como los brasileños y vestir de blanco. Para inspirarme he echado un vistazo a la última colección de un diseñador que marcó 2010: Alexander McQueen. El año que en unas horas despedimos quedó, sin lugar a dudas, marcado por su muerte, por la incertidumbre de quien le sucedería al mando de la casa que lleva su nombre, por la genialidad de su colección póstuma y por el éxito de la primera colección creada de raíz tras su "partida". En ella, Sarah Burton usó y abusó del blanco, o no fuera esta una colección de Primavera/Verano.

Pero porque en días de fiesta las estaciones quedan diluidas e incluso con las bajas temperaturas europeas se admiten sandalias y vestidos palabra de honor, no pasa nada si yo hoy me visto toda de blanco, inspirada por las creaciones de la marca inglesa para la próxima temporada estival, y arriba me pongo tres capas de buenos abrigos invernales.

Para tentaros a también desafiar el frío y a brindar a 2011 con el corazón lleno de esperanza y paz, y el cuerpo envuelto en blanco, os dejo algunos de los looks McQueen presentados el pasado octubre en la Semana de la Moda de París.

¡Feliz 2011 a todos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa, pregunta, sugiere, hazme ver que no tengo razón en algunas cosas...