miércoles, 7 de marzo de 2012

H2O

Uno de los aspectos más graciosos de la playa en Río son sus comerciantes. Sus pregones y cantilenas hacen parte de la sonoridad de un día de relax bajo el sol del Leblon y se mezclan con el sonido de las olas que en esta parte de la ciudad rompen con fuerza contra la arena. Hay pregones que riman, otros más cantados e incluso los hay que vayan acompañados de algún rudimental instrumento musical. A mí el que me pareció más graciosos fue el sencillo H2O.

En las playas, como en distintas otras partes de Río, diversas han sido las veces en que vimos la palabra agua ser reemplazada por su fórmula química. Así de práctico… O, como decía hace unos años el slogan de una conocida marca de agua lusa, “tan sencillo como nuestra sed”.

Y claro, como en Brasil no se puede beber agua del grifo, y en Febrero hace alrededor de 35º desde la primera hora de la mañana hasta la noche, ya podéis imaginar que este ha sido realmente el pregón en el que más nos hemos fijado. Porque (y ahora me sale la vena consultora de belleza) siempre que viajamos para países tropicales, es importante no olvidarnos de que los beneficios del agua para el organismo, piel, pelo y/u ojos no son sustituibles por los de ningún otro líquido. 

Lo que termino de decir puede parecer de cajón, ahora que estamos aquí, pero una vez allí pocos nos acordamos de que ningún zumo, refresco o “cerveza, beer” pueden hacer por nosotras lo que hace el agua. De hecho, pueden contribuir para que nos deshidratemos más rápidamente. Así que si viajéis a Brasil tened este consejo en mente y llevad siempre en cima una pequeña botella de agua o… dejados conquistar por el maravillosamente sencillo “H2O” de los vendedores de calle.

O por el “¡Água de Coco, Coco fresquinho!”, que también vale... Y con lo buenos que están.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa, pregunta, sugiere, hazme ver que no tengo razón en algunas cosas...