jueves, 6 de mayo de 2010

¡la basura de unos es el tesoro de otros!*

* Traducción libre de la expresión inglesa “one man’s trash is another man’s treasure”.
El interés por el lifestyle de las celebridades nos llevó, hace un par de anos, a rebuscar en sus trasteros. En muchas revistas y periódicos surgieron reseñas que analizaban los desperdicios de actores, cantantes, modelos, etc. En la época aparecieron también decenas de páginas web como Hollywood Star Trash, que defendían que “si no es basura de las estrellas, es sencillamente basura”, a través de las cuales todo el mundo podía saber qué tiraban los famosos e incluso comprar algunas de estas cosas.

¡La basura se puso de moda!, literalmente. Y desde entonces el sector no paró de hacer eco de esta “fascinación”. Colecciones como las de Worn Again, From Somewhere o Again NYC son apenas algunos ejemplos de cómo servirse de material usado para crear algo totalmente nuevo y, por veces también, ecológico.

De la izquierda hacia la derecha: abrigo de Worn Again hecho de la tela de los globos de Virgin; vestido de From Somewhere hecho de tejidos estropeados o restos de ropa de segunda mando; clutch y bandolera de Again NYC hechos de desperdicios.

Aunque a mi me guste reciclar ropa, esta costumbre no va más allá de comprar unas docenas de botones viejos en Els Encants y coserlos en una prenda o de comprar zapatos en tiendas de segunda mano… Por más vueltas que le de no puedo entender la tendencia actual de decantarse por el viejo, el antiguo, el utilizado, el que incluso ya fue tirado.

Lo he vivido en mi propia casa y sigo sin entenderlo. En mi primer piso de Barcelona a una de mis compañeras no le podíamos dejar salir a las calles del barrio los martes por la tarde (el día de los trastos en Gracia). La verdad es que todo lo que encontraba y luego llevaba para casa, por veces con mucho esfuerzo, arrastrando sillas o pequeños muebles por manzanas enteras, quedaba perfecto en nuestro piso. Sin embargo yo nunca terminaba de convencerme, de verlo claro. De hecho, no puedo hacerlo todavía. ¡Pero creo que seré la única!

Y esta Primavera/Verano el mundo de la moda lo demuestra. Los costureros van más allá y crean prendas claramente inspiradas en las bolsas de basura. Dos ejemplos muy claros son el bolso “Re” de Louis Vuitton, que reproduce una bolsa de basura pero con un punto chic, y la falda Fendi trash bag. Este modelo de faldas (también dicho de pantalones o bermudas que tengan la cintura muy subida, atada con una cinta, creando así pequeños pliegues superiores) es una de las grandes tendencias de esta temporada y Fendi ha diseñado el modelo más deseable de todos.


Nota: ¡Atención al estilismo! Este tipo de prendas no admite estilismos trashy. Es esencial llevarlas con accesorios clásicos, para no terminar con un look ordinario cuando la intención sería lograr un look desenfadado y moderno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa, pregunta, sugiere, hazme ver que no tengo razón en algunas cosas...