miércoles, 14 de julio de 2010

impresiones de Viena

En Viena lo que más impresiona es el equilibrio que existe entre antiguo y moderno. Al contrario de Praga, donde por todas partes se oponen decadencia y lujo, aquí la antítesis es principalmente visible en el arte. En Viena he visto las mejores obras impresionistas, en el Museo de Belvedere (un antiguo palacio, claro, sino esto no sería Viena), especialmente los cuadros de Monet y de Klimt, pero también he visto la mejor exposición de arte moderno de todo mi viaje.

En el Museum Quartier, la plaza donde están los principales museos contemporáneos de la ciudad, había una exposición increíble del americano Keith Haring.

El recurrido por entre sus cuadros, fotos, videos y escritos no sólo es interesante por la dimensión de su obra (sus hombrecitos y perritos son seguramente identificables por una gran mayoría), pero también porque nos permiten conocer la persona por detrás del dibujo.

Keith Haring nació en 1958 en el estado de Pensilvania, pero a los 20 años se mudó a Nueva York para estudiar arte en la School of Visual Arts. Con el tiempo se ha ido haciendo hueco en la comunidad artística, gay y pop de la ciudad y hoy es uno de los íconos de esa generación de artistas, bien como Andy Warhol, su amigo personal. ¡Keith sacó el arte a la “calle”! Pasaba sus días moviéndose entre el Club 57 y otros clubes alternativos y, por el camino, iba dejando su mensaje en forma de dibujo en las estaciones de metro neoyorquinas, en los outdoors publicitarios o en contenedores.

La forma como se vestía también decía mucho de él y de esos tiempos. Los
leggings coloridos, las gafas de pasta, las camisetas con mensajes, son la marca de una generación de artistas y partes componentes de algunos de los looks más buscados en la actualidad. En el siglo XXI los 80 han vuelto y no apenas en la moda. Los mensajes que intentaba pasar Keith con su arte también vuelven a estar de moda. La igualdad, la paz, la justicia…

Una buena manera de comunicarlos a través de nuestra forma de vestir podría ser integrando en nuestro guardarropa algunas prendas
Keith. No me refiero a imitar su estilo, sino a vestirse con prendas Keith Haring. Están por todas partes y algunas de las más grandes celebrities ya las han adoptado. Beyoncé, Rihanna, Kanye West las llevan en su cuerpo y en su pelo. Tommy Hilfiger decoró una sección de las galerías Colette en París con papel de pared de hombrecitos para ayudar a promocionar su novísima línea de calzado deportivo (que a partir de septiembre de 2010 empezará a ser vendida también en tiendas de la marca). E incluso Zara ha sacado modelos inspirados en la iconografía del artista pop


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa, pregunta, sugiere, hazme ver que no tengo razón en algunas cosas...