viernes, 27 de agosto de 2010

el sueño de una noche de verano

Uno de los recuerdos más fuertes que tengo de mi infancia es un sueño. Sí, un sueño… Cada verano sin excepción venía una noche, para estropear mi alegría y hacer sombra a mis vacaciones largas. 

A mitad de agosto, cuando sabía que todavía me quedaban muchos días de verano por vivir, mi subconsciente me intentaba engañar y hacer creer que al día siguiente empezaban las clases. En mi sueño me veía haciendo las maletas corriendo y volviendo a toda velocidad de mi casa de vacaciones, porque, sin aviso previo, se había decidido que la vuelta al colegio sería el día siguiente. Y la compra de los libros, la puesta a punto del uniforme, la elección de la mochila nueva, todo esto llegaba antes de lo previsto.

El sueño de mi infancia me persiguió durante muchos años, hasta que recientemente se hizo real. Y no lo digo por lo pronto que actualmente empieza el año escolar (porque, que se haya pasado de empezar las clases en octubre a empezarlas en septiembre, ya me da bastante igual), sino por lo pronto que actualmente empieza el invierno.

Cuando todavía vamos en chanclas, bermudas y bikini, los termómetros no han bajado los 40 grados y muchas zonas en el mapa meteorológico de España aún se encuentran pintadas de colores calientes, los escaparates de las tiendas de ropa se llenan ya con los tonos terráqueos y oscuros de los últimos modelos de botas por la rodilla, pantalones de lana y abrigos de piel. Es una pesadilla darnos cuenta de como el tiempo se adelanta a sí mismo y la moda no respecta el calendario.

Pero para que no os coja por sorpresa, como me pasaba a mí en el sueño de mi infancia, os dejo una lista de los básicos de la próxima estación.


BALENCIAGA

Nicolas Ghesquière sigue imponiendo su visión futurista a esta marca de toda la vida. Para la próxima temporada propone auténticas armaduras, para caballeros modernos. El gran giro de creatividad lo consiguió con la introducción de una tela acochada y de... papel de periódico. Lo mejor de la colección: la aportación de color que trajo a una estación que la mayoría de los diseñadores ve muy negra.


BALMAIN

Lo que más salta a la vista de esta colección es la enorme cantidad de dorados. Un color bucólico que ayuda, juntamente con los lazos, el cuero, las transparencias y el encaje, a crear un look que tiene algo de medieval. Los hombros altamente estructurados sólo hacen que confirmarlo.


BCBG MAX AZRIA

El espectáculo empezó con un vestido que recordaba al pañuelo de Madre Teresa de Calcuta pero, cuando ya todos pensaban que les esperaba más un desfile austero, semejante a tantos otros, llegan las sorpresas: muchos pañuelos inteligentemente integrados en una colección altamente fluida donde a pesar del negro y del gris se pudo ver algunos guiños de color.


BLUMARINE

He aquí una marca que apostó por cortar totalmente con la tendencia seguida por las demás. Sí, es cierto, hubo mucho cuero en su desfile, pero también mucho print animal. Cebras, leopardos, serpientes, como si todos los animales salvajes hubieron huido del zoo al mismo tiempo e invadido la pasarela. Todo esto mezclado con un aire roquero, dado por los flecos, cremalleras y leggings brillantes.


BURBERRY

Christopher Bailey, que lleva ya unas colecciones intentando "quitar el polvo" de la marca, volvió a sorprender. Por la pasarela desfilaron mujeres piloto con un punto muy sexy. Mucho cuero, botas extra altas y la paleta de colores más bonita de toda la Semana de la Moda de París. Las prendas, en distintos tonos de verdes, estaban muy bien acompañadas de bonitos bolso extra large.


CACHAREL

Cédric Charlier consiguió un equilibrio perfecto entre el negro y los colores más calientes, entre las partes de arriba estructuradas y las partes de abajo fluidas, en looks que recuerdan a colegiales en calcetines y zapatos de cordones.


CALVIN KLEIN

Esta colección no recuerda tanto a colegiales felices, sino a niñas de colegio interno que viven atrapadas en batas u otras ropas excesivamente austeras. La sensación puede que nos venga también de la sobreutilización del negro y del blanco, sin embargo, Francisco Costa se lleva puntos por las geniales mangas globo.


CHANEL

... O El Imperio del Blanco. ¡Y de un poco de marrón! El desfile durante la Semana de la Moda de París tuvo casi todos, sino todos, los ingredientes de la próxima temporada. Lazos, monos, lana, prendas a lo años 60 (con cuellos Jackie), cuero, volantes y blanco. Mucho blanco. En las medias, en las camisas que llevaban corbata y recordaban a las del propio Karl y en el pelo que marcó presencia, sin excepción, en todas las prendas de la colección haciendo con que las modelos se parecieron a grandes osos polares.


CHLOÉ

Lazos y satén no significan que lo que veremos a continuación sea un colección típicamente femenina. Más bien, la colección de Chloé para la próxima estación está llena de detalles masculinos. Y ochenteros, ya que la marca decidió devolver a la vida las tan típicas bolsas de judas y las prendas con flecos.


CHRISTIAN DIOR

Galliano, que siempre incorpora el espíritu de sus colecciones, apareció para agradecer en el final de esta colección vestido mitad de mujer mitad de hombre y su look es la mejor traducción de todo el desfile. Una mezcla perfecta de femenino, dado por los lazos, las transparencias, el encaje, y masculino, conseguido a través del cuero, los monos y los trench tipo capa. La paleta de colores, a la vez fuerte y sensible, marrón y nude, es una buena muestra de esta dualidad.


D&G

Lana gruesa y mini shorts. Al final, ¿esto es invierno o no? Yo diría que sí, más si tenemos en cuenta los estampados de dibujos de alces y copos de nieve. Definitivamente, estamos en el invierno. Y ante una colección muy femenina, quizás la más femenina de toda la Semana de la Moda de París, con muchas transparencias, lazos y volantes. Lo que más me conquistó: las maxi-bufandas.


EMILIO PUCCI

Aquí todo se basa en los estampados. Las mezclas conseguidas de negro y lila recuerdan a los más distraídos, ¡esto es Pucci! La colección, a parte de los bonitos estampados, contiene todos los demás must have de la próxima temporada. No faltan los flecos, las faldas largas, el cuero, el encaje, las cremalleras... Y el desfile contó con una agradable sorpresa: los vestidos hechos con pañuelos. Son ultra-femeninos y un rayo de luz en el medio de tanta oscuridad.


ETRO

La inspiración que llega del Oriente es clara. Obi-belts, cuellos Mao, vestidos tunica por encima de pantalones... todo esto nos transporta más allá de las fronteras europeas. En Etro, bien como en Pucci, utilizan los pañuelos para transformarlos en otras prendas. Esta vez en faldas. Otros detalles muy bonitos son las mezclas de estampados y materiales que han conseguido y la apuesta por los leggings pantalón, siempre tan cómodos y estilizantes.


GIORGIO ARMANI

Esta colección de Armani apenas veo comprobar la veracidad de un post que hice hace un par de meses: el naranja es el nuevo rojo. Y vino para quedarse. Al menos por más una temporada. Pero Armani no juega apenas con este color. También pinta sus prendas de rosa y rojo, contrastando con el negro de la temporada. Juega también con los accesorios y con los bolsos, ambos XXL. En cambio, los abrigos y chaquetas son cortos, como mandan los códigos de la próxima estación. El terciopelo trajo el brillo que faltaba a la colección y el toque de femineidad lo dan los hombros a descubierto de los tops asimétricos.


GIVENCHY

La colección de Givenchy tiene algunas similitudes con la de Giorgio Armani. Para empezar, el pliegue que hacen los pantalones y faldas, semejante al que podemos ver en el primer look de la foto de arriba. Otra, el rojo. El rojo intenso que podemos ver en algunas prendas y, siempre, en los labios de las modelos. Tiene también otros dos ítems característicos de la estación, las transparencias y el encaje. Y un estampado de dibujos invernales muy al estilo del de D&G.


HERMÈS

El francés Jean Paul Gaultier creó para la marca visuales muy ingleses, a lo Sherlock Holmes. Muy masculinos y estructurados, donde la lana y el cuero tienen un papel principal. Las camisas abotonadas hasta arriba y los lazos en el cuello son una de las piezas clave de esta colección, bien como de la estación.


ISSEY MIYAKE

Una colección marcada por los leggings coloridos que el diseñador japonés hizo acompañar de botas semejantes a las que presentó Chanel. A parte de estos puntuales focos de color, el negro fue una presencia constante en looks menos estructurados que de costumbre. Una vez más se dio a los pañuelos o bufandas otra función que no la tradicional y, a pesar, de la gran cantidad de lana que se vio otro grande protagonista de este desfile fue el impermeable.


KENZO

Kenzo sigue de verano. Y es que algunos de los prints parecen exactamente los mismos. Y los vestidos largos también nos provocan una sensación de dejá vu. Sin embargo nada de esto es malo, de hecho es reconfortante tener un poco de flores y colores en un invierno que se avecina gris. Muy bonito lo que la marca consiguió con el juego de estampados y la incorporación del pelo en prendas clave.


LANVIN

Había pelo por todas partes, en los vestidos, en los abrigos, en los zapatos... Lanvin siguió la tendencia y dejo claro que este invierno el pelo será rey. La marca propone también abrigos largos, quizás los más largos de toda Semana de la Moda, ceñidos en la cintura y cogidos por un cinturón. A parte, apuesta también por la asimetría, que utilizó para crear principalmente bonitas partes de arriba, donde además incluyo el detalle de las hombreras, mangas globo o algún broche étnico.


LOEWE

Un desfile en blanco y negro con looks llenos de brillo y pelo que recuerdan a los años 20. ¿O habrá sido a los años 60, con los vestidos de bolsillos delante y los pantalones subidos? Bueno, definitivamente, una mezcla de las dos épocas. El color, lo aportaron los bolsos. Eternos Loewe, esta vez coloridos.


LOUIS VUITTON

Debo decir que me alegra ver que la marca francesa apostó por traer de vuelta a las pasarelas a dos voluptuosas mamás, Laetitia Casta y Elle MacPherson, y las hizo lucir más sexys que nunca. Con vestidos o conjuntos ceñidos, escotados y voluminosos. Las faldas parecían tener vida propia, inflándose y moviéndose solas. También en los hombros han introducido elementos de volumen y, para que todo esto no hiciera las modelos parecer muy grandes, han hecho un corte en la cintura con la inclusión de finísimos cinturones de cuero o lazos de terciopelo. En general ha sido un desfile muy distinto al de verano y que recordaba mucho a película An Education.


MARC JACOBS

La evolución del desfile de Marc Jacobs relacionase mucho con la evolución de la mujer desde niña, con sus looks colegiales, pasando por la adolescencia, cuando empieza a salir con las amigas, a beber, a fumar y a vestir brillos, hasta la edad adulta, cuando asume totalmente su cuerpo y se empieza a vestir más como mujer y trabajadora. En la primera fase vimos muchas faldas evasé, looks complementados por calcetines cortos y zapatos moccasin de tacón. En la segunda vimos looks más fluidos, con mucho pelo y brillo. Y en la última vimos conjuntos más entallados, grises y con algunos detalles transparentes, que dejaban ver, aunque un poco avergonzadamente, la madurez del cuerpo femenino.


MIU MIU

Temporada tras temporada Miu Miu ha imposto su presencia en la industria del calzado y garantizado que todo lo que presenta se transforme en must have. Este invierno no será excepción, sus moccasins de tacón plateados no tienen nada que ver con los que creó Marc Jacobs. Estos tienen éxito preanunciado. A parte me encantan los looks cerrados hasta arriba y cogidos por lazos en el cuello. Los bolsillos extra large delante son otra tendencia de la temporada que Miuccia Prada no quiso dejar escapar en esta colección.


NINA RICCI

Una colección ultra femenina, donde las flores y los guiños de las transparencias han desempeñado un papel importante. A pesar de la presencia de mucho negro y gris ningún color ha logrado robar protagonismo al rosa, femenino por excelencia. Las faldas tubo y los vestidos largos en satén sólo han contribuido para esta femineidad, marcando el cuerpo de las modelos mientras estas desfilaban.


PRADA

Una colección totalmente inspirada en los años 50, que recuperó a las gafas Butterfly y a los vestidos de lana. En el medio de todo esto, la marca sigue apostando por una tendencia del verano, los volantes, e introduce elementos de la nueva temporada, como son los calcetines y las prendas de cuero.


STELLA MCCARTNEY

Stella repite el encaje que usó y del cual abusó este verano. Lo combina con leggings (a ver si os recuerdan algo estos leggings con goma bajo el pie, a mí me recuerdan los que llevaba de pequeña), con abrigos cortos y de escote tipo smoking, con prendas con bolsillos delante y cuellos rectos muy a los años 50. Definitivamente una colección que mezcla épocas y colores con mucha gracia. Los tonos nude ganan vida cuando combinados con los colores chillones que eligió la diseñadora.


VALENTINO

Una colección complexa dentro de su sencillez. Los colores nude y el blanco son desestabilizados a menudo por apariciones del rojo. Y la simplicidad aparente de las estructuras sólo sirve para no robar atención a las auténticas esculturas de volantes que el diseñador creó, evocando en mi entender la obra de Richard Serra. Incluso las introducciones de pelo y transparencias en esta colección son maravillosas y no tienen nada de vulgar.


VIKTOR & ROLF

Los holandeses, a semejanza, de lo que hizo Stella McCartney han dado a su colección un toque de originalidad con la introducción de escotes smoking en una gran variedad de prendas. Sin embargo, su ropa altamente estructurada no se parece en nada con la de la diseñadora inglesa. Pero bueno, esta también es una tendencia de la temporada. Bien como el pelo, el cuero, las cremalleras y los calcetines. Y ellos los tienen todos. Un desfile típico del otoño/invierno 2010, diría yo.


YVES SAINT LAURENT

Esta temporada, Stefano Pilati bríndanos con looks muy a lo Cardenal Richelieu. Las evocaciones a la iglesia y a los eclesiásticos está presente incluso en los colores, negro y fucsia. Como otros diseñadores, puso los abrigos cortos en el punto de mira. ¿Y con que prendas van mejor estos abrigos cortos? Con pantalones y faldas subidos o monos, claro. Pues fue eso mismo que Stefano propuso. Un detalle gracioso de esta colección son las cadenas doradas, cinturones y broches de figuras femeninas.


ZAC POSEN

Zac Posen también apostó en las partes de abajo con la cintura subida. Que combinó con abrigos evasé. Su colección, sin embargo, es mucho más fluida que las propuestas rectas y austeras de la marca anterior. Esta fluidez la consiguió también por la inclusión de materiales leves, como el satén, y a través de técnicas de modelaje, como la del pliegue. Y, al contrario de YSL y de la mayoría de las 29 marcas que expuse anteriormente, Zac Posen no eligió el negro para su colección, sino el marrón y todas sus gradaciones.



2 comentarios:

  1. D&G também gostei, mas Chloé supera tudo! Se carregas no link e vês o desfile todo em Style.com alucinas, é lindo. E pelo menos não é aquela "escuridão" toda que foram os outros desfiles.

    ResponderEliminar

Participa, pregunta, sugiere, hazme ver que no tengo razón en algunas cosas...