viernes, 8 de octubre de 2010

el sueño de Carrie Bradshaw

Son cuatro mil pares de zapatos juntos en el mismo local (y más 55 mil en stock). O, lo que es lo mismo, 35 mil metros cuadrados consagrados a marcas tan variadas como Jimmy Choo o Havaianas.

El espacio fue concebido por el arquitecto Jamie Fobert y está dividido en 11 diferentes áreas, por tema. En una de ellas, por ejemplo, los zapatos son expuestos como se trataron de obras de arte, en campándolas de cristal. En otra son como puntos de luz en el medio de las estanterías negras y de un ambiente fuchsia aterciopelado. El área reservada a los zapatos Chanel, para daros más un ejemplo, está inspirada en el apartamento de la modista en la Rue Cambon en París y el de Christian Louboutin es tal cual su cara, con una alfombra roja y arañas. Todo esto en un espacio que equivalente al hall de entrada del museo Tate Modern.

A pesar del lujo de la decoración la buena noticia es que en esta que ya es la galería de zapatos más grande del mundo cualquiera puede comprar. Chanclas Havaianas, botas Ugg, bailarinas River Island, botines Topshop (es la primera vez que la marca vende accesorios fuera de sus propias tiendas) pueden encontrarse aquí lado a lado con los clásicos y con algunos modelos diseñados exclusivamente para esta tienda.

Y, después de que ya estéis totalmente seducidas por esta idea, es cuando finalmente os desvelo donde podéis encontrar este El Dorado de los zapatos. En los almacenes Selfridges de Oxford Street, en Londres, que como ya dije aquí algunas veces es quizás mi Department Store favorito de todos los que conozco.

El espacio ha sido inaugurado hace dos semanas más o menos y está ahí para quedarse, así que ya sabéis, en una próxima visita que hagáis a Londres no podéis dejar de visitarlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa, pregunta, sugiere, hazme ver que no tengo razón en algunas cosas...