martes, 30 de marzo de 2010

políticamente correcto

Carla Bruni llegó hoy a Nueva York acompañando a su presidencial marido y, según ella, aprovechará la oportunidad para buscar nuevos mecenas para su Fundación recién creada. 

La ex modelo y primera dama francesa tiene desde octubre pasado una nueva ocupación, su Fundación Carla-Bruni Sarkozy para la alfabetización de los menos favorecidos. Una labor políticamente correcta que también ayudará la première dame francesa a apartarse de la imagen superficial que tiene ahora. 

Al cabo de dos años viviendo en el Eliseu, Carla quiso ahora (y sólo ahora) utilizar su imagen para algo más que desfilar las más recientes creaciones de las mejores marcas. Según sus propias palabras decidió (finalmente) utilizar su unión con el presidente francés para “luchar por la causas que le son cercanas”, como la exclusión o la lucha contra el SIDA. “Gracias al nombre Sarkozy puedo hacer el bien. La posición en que la me encuentro gracias a mi matrimonio me da la posibilidad de conocer a gente que, de otra manera, jamás conocería; de dar una voz a quién no la tiene; de movilizar la atención pública para las causas que traigo en mi corazón”, dijo. Una opción que tomó de forma totalmente autónoma: “nadie me impuso nada y nadie me lo prohibió”, explicó. Sin embargo, que llega de forma providencial en un momento crítico de la carrera de su marido. 

En una entrevista que salió publicada sábado en la revista Madame Le Figaro, el suplemento femenino del conocido periódico francés, cuando cuestionada sobre si apoya la re-candidatura de Sarkozy, Carla volvió a salir airosa. Dijo que le respaldaría en su decisión y que en todos casos aprovecharía la oportunidad para ayudar los demás. Y ante la pregunta (que no quería callar) de la periodista, sobre por qué sólo ahora empieza su labor social, Mme Sarkozy se quejó de los ritmos de la vida política, de la violencia mediática hacía su marido y de su condición de mujer eternamente entre dos mundos, el de la moda y el de la política. 

Bueno, aunque en mi opinión se haya puesto las pilas un poco tarde, si logra que su labor sea tan irreprehensible como su estilo, al menos podemos tener la confianza de que hará un buen trabajo. No sería el primer ejemplo de mujer involucrada en la vida política cuyas buenas ideas son proporcionales al buen gusto. 

Su amiga Michelle Obama es la personificación de una primera dama que sabe, desde el inicio, utilizar su poder mediático para apoyar a creadores de moda con talento y también en favor de gente algo menos favorecida. Este mes lo demostró, en un evento que fue un plato lleno para la prensa generalista bien como para la prensa del corazón y de moda. Una acción aparentemente simple que se habrá revelado muy inteligente a la hora de contabilizar los clippings generados. 

El pasado día 10, la primera dama norteamericana donó el vestido blanco de Jason Wu en seda y chiffon, de un hombro y con efectos florales que utilizó en el baile inaugural, en que su marido fue investido, al Smithsonian. 

El vestido, una obra prima de este joven diseñador nacido en Taiwán, hará parte de una exposición que contiene atuendos utilizados por varias primeras damas, desde los tiempos de Mamie Eisenhower. En el evento llamó la atención para la importancia del sueño americano, diciendo: “Alguien en esta sala puede ser el próximo Jason Wu. O el próximo Barack Obama. Hoy señalamos el hecho de que la historia de EE.UU. esté escrita por personas reales. Hoy conmemoramos el hecho de que algo que se cree ahora, sea un vestido, un cuadro, una historia o una canción, pueda afectar las generaciones futuras y enseñarles una lección singular."

Otra épouse de chef d’État que parece saber juntar el útil al agradable es Rania de Jordania. Excluyendo su pequeño fallo, a nivel de protocolo y no del estilo, en la boda real española, a la Reina Rania no se le puede apuntar defecto. Tampoco a su labor como portavoz de causas sociales y humanitarias. 

Desde su boda con el rey Abdullah, Rania ha aprovechado todas oportunidades para mejorar la vida del pueblo jordano. Sus intereses y campos de acción van desde la educación, pasando por el trabajo, el medioambiente, la sustentabilidad y terminan en la micro economía. Sus acciones son tan variadas y constantes que llenarían todo el post. 

Y, en todo lo que hace, tiene la preocupación de respaldarse con los medios de comunicación (incluso con los más modernos, como Facebook o Twitter); asegurándose así de que el mensaje llega a todo el mundo, de que no apenas sus fotos posando de guapa y vistiendo las mejores marcas ultrapasan fronteras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Participa, pregunta, sugiere, hazme ver que no tengo razón en algunas cosas...